Innovación en la Fómula 1 (2): Va de Mantas

De nuevo me gustaría hablar de innovación en la Fórmula 1, y en esta ocasión se trata de un tema aún más curioso y peculiar. Y es que vamos a hablar de mantas… Y no refiriéndonos a pilotos mantas, que los ha habido, si no a las mantas calentadoras de neumáticos.

La temperatura de los neumáticos ha sido siempre un factor de importancia en la Fórmula 1 moderna. Fundamentalmente, el problema residía en la salida desde boxes y desde la línea de salida, cuando los monoplazas se ponían en movimiento con los neumáticos fríos, los cuales no entraban en una temperatura óptima de funcionamiento hasta pasada más de una vuelta. De hecho, se estimaba que el tiempo por vuelta podían ser hasta 15 segundos más lento con los neumáticos fríos, lo cual es todo un mundo en una displina en que las diferencias se miden en décimas de segundo.

A finales de 1985, Mike Drury, por entonces entusiasta del automovilismo, repasaba un vídeo del Gran Premio de Europa, celebrado en Brands Hatch y tuvo una repentina inspiración al ver cómo los mecánimos se afanaban inútimente en martener calientes los neumáticos con mantas en los boxes: podría diseñar y producir unos cobertores, adaptados al tamaño de los neumáticos, con calentadores eléctricos y mantener los neumáticos en su temperatura óptima hasta justo antes de montarlos en los coches.

Y a partir de aquí, es historia. Mike convenció al equipo Williams de probar sus primeros prototipos que el equipo acabó usándolos para calentar los ordendores. Sin embargo Mike perseveró en la mejora de sus diseños, creó su empresa, M A Horne Tyre Tec England Ltd, y consiguió fondos para el desarrollo del producto de la propia Williams. Los calentadores eléctricos fueron usados por primera vez en el GP de España en Jerez. Si bien Williams no los usó para los neumáticos del inicio de la carrera, sí se emplearon para calentar los neumáticos que tuvieron que poner en el monoplaza de Nigel Mansell a pocas vueltas de finalizar la carrera. Mansell remontó desde la quinta a la segunda posición, sorprendiendo a propios y extraños, llegando a meta a 14 milésimas del ganador, un tal Ayrton Senna, en lo que ha sido el final más apretado de la historia de la competición. Tras esta demostración tan contundente, todos los equipos se interesaron en los calentadores, y la empresa de Mike acabó suministrándolos a todos ellos. Incluso a Ferrari, que intentó producir sus propios calentadores, pero no consiguió las mismas prestaciones.

1986 Spanish Grand Prix

En la actualidad, los calentadores se emplean en multitud de categorías, no sólo de automovilismo si no también en motociclismo, y la empresa de Mike, M A Horne, es el principal sumunistrador. Un ejemplo perfecto para ilustrar la aplicación de la innovación en la creación de negocio, indentificando primero una necesidad, y proponiendo una solución práctica y útil que permite desarrollar un producto competitivo y exitoso. Y crear un negocio desde cero, donde no había nada. Un negocio nada desdeñable, considerando que un juego de calentadores tiene un precio de alrededor de 2200 Libras, y un equipo de Fórmula 1 requiere de entre 36 y 40 juegos de calentadores.

Anuncios

Comentarios e inquietudes serán bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s